Ahora ya no te extraño

Mía Michelle


Amiga, ¿sigues arrepentida de vivir?
Vaya niña, eres tonta, no te quiero ver sufrir.
Dijiste que ya no estabas alerta,
“en mi vida ya no hay más puertas,
hubiera estado muerta, no despierta”.

Si tanto querías peleas,
si querías hacer desastre,
muérdete tu propio dedo,
bébete tu propia sangre,
vaya casualidad, te ibas a escapar,
escribiste letras con dolor para la atención llamar.

Chica, ¿qué dices?
Tú solo me reclamas,
quería ser tu amiga,
y me diste puras llamas
ardientes, como tu amargo conocimiento,
lo único que me decías era “lo siento y lo lamento”.

Con la mirada sé que me desafías
Sé que me odias por dentro, me miras y replicas,
Ahorita soy un alma, ya no me queda cuerpo,
las lágrimas de mi corazón hacen que siga despierto,
intenté hablar contigo,
y tú solo me ignoraste.

No hay más partidas del juego,
solo haces que me atrase,
veamos en la nevera:
de comida hay poco llanto,
beberé mis propias lágrimas
y volveré a quebrar mi canto.

Pasé buenos momentos,
sobre aviso no hay engaño, pero yo te seré franca:
ahora ya no te extraño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: