Conoce el camino de Olga Lengyel hacia los campos de concentración

Abstrac

Este artículo es una reseña acerca de la novela “Los hornos de Hitler; su autora, Olga Lengyel, fue una sobreviviente de los suplicios de la “Solución Final” que condenó a muerte a los judíos en Hungría. Esto ocurrió bajo la sombra de la II Guerra Mundial.

Quetzalli Sánchez – Luz Zamudio

Leer “Los hornos de Hitler” tiene como significado comprender el sufrimiento de las personas que fueron parte del Holocausto y saber la historia desde una perspectiva diferente a la que los medios nos ofrecen. En este caso es la vivencia de Olga Lengyel. Además de conocer el inicio de la II Guerra Mundial, Alemania se estaba refocilando con el botín del continente, corría el año 1944, casi 5 años después de que Hitler invadió Polonia. A la raza aria pertenecían los alemanes descendientes de una raza caucásica, superior, sin mezcla alguna, “una raza pura”. El plan de Hitler “la Solución Final” consistía en exterminar a más de 11 millones de judíos que habitaban en los territorios ocupados por los alemanes. Lee esta crónica permite conocer a la familia Lengyel que estaba conformada por la señora Lengyel, su esposo, el padrino, el papá y los hijos.

La familia Lengyel fue traicionada por el matrimonio Osvath: el Dr. Osvath obligó a la Sra. Lengyel a firmar un contrato y la esposa del Dr. Osvath entregó a la familia Lengyel a la policía alemana.

Del primer capítulo saltan los siguientes hechos imprescindibles:

Empezamos por la primera fábula que trata de cómo el Dr. Osvath despojó de sus propiedades a la familia Lengyel. Esto ocurre cuando el  Dr. Osvath obliga a la Sra. Lengyel a firmar algo como un contrato en el que se establece que los Lengyel rentaron todas sus propiedades al Dr. Osvath y otro en el que todas las propiedades se venden y ellos ya han recibido el pago, por lo que la Sra. Lengyel no tiene escapatoria ya que el Dr. Osvath está protegido por los alemanes y cualquier inconveniente podría acabar con la familia Lengyel.

La segunda fábula es de cómo la familia Lengyel se las ingenió para sacar a su padrino del hospital, a él le quedaba poco tiempo de vida, pero el Dr. Osvath obligó a los Lengyel a sacarlo del hospital y el Dr. Hajnal lo aceptó en su clínica, pero no sabían cómo explicarle al padrino que lo tenían que sacar de aquí, así es que no les quedó nada más que decirle la verdad. Osvath los había obligado a entregar todas sus pertenencias.

La tercera fábula habla de cómo los Lengyel no estuvieron en la muerte de su padrino, esto empieza cuando el padrino les dice a los Lengyel que lo único que pide es que estén con él en su muerte y que le den un recado a su único hijo, pero no es posible cumplir esta promesa ya que no les avisaron a tiempo. Cuenta una de las hermanas que estuvo agonizando por la noche y no les quiso llamar ya que había un toque de queda y sabía que si les llamaba arriesgarían su vida para cumplir la promesa de el padrino.

La siguiente fábula trata de cómo la Sra. Konczwald entregó a los Lengyel, ya que estos fueron a buscar su ayuda para poder cruzar la frontera junto con el Sr. Lengyel, y la Sra. Konczwald se negó a darles su ayuda y fue a entregarlos con la policía alemana para transportarlos en vagones de vacas, y antes de esto, la Sra. Lengyel le entregó un dinero para que la Sra. Konczwald le hiciera el favor de entregárselo a la hermana Esther, pero obviamente esto no fue así.

La fábula 5 es de cómo Campian les ofreció un escondite. Antes de que los Lengyel cruzaran la frontera tenían dos oportunidades: o esconderse o cruzar la frontera y Campian era un señor que contaba con una granja alejada de la población rodeada de árboles y arbustos y es ahí donde les ofreció un lugar en su sótano que el mismo habitacionó para que los Lengyel pudieran pasar un tiempo,  pero hubo familiares que estuvieron en desacuerdo de vivir encerrados y alejados, por lo que se decidió cruzar la frontera.

La fábula 6 trata de como Aron Marton murió por pedirle al pueblo que se uniera. Él era un sacerdote alemán que en una de sus misas quiso hacer un llamado a la población para que húngaros y judíos se unieran como nación y lucharan por Alemania, pero al bajar del estrado lo asesinaron pues esta ideología era todo lo contrario a lo que los alemanes buscaban.

Otro episodio importante es de cómo la hermana Esther daba noticias verdaderas ya que ella tenía un hotel familiar en la carretera donde normalmente se hospedaban parejas de viaje, pero en este caso los policías alemanes eran los inquilinos. La hermana Esther, por ser la encargada de la limpieza del hotel, llegaba a escuchar ciertas cosas que para el pueblo eran muy relevantes, pues no se les permitía utilizar la radio, mas que en canales locales, así que en cuanto la hermana Esther llegaba de trabajar todos empezaban a preguntarle qué novedades había.

En la octava fábula se habla de cómo fue que transportaron a 96 personas en un vagón de vacas. Esto ocurre cuando la Sra. Konczwald entrega a la familia Lengyel a la policía alemana para deportarlos y estos los envían en un vagón de vacas con capacidad para 8 caballos, en el que iban dentro 96 humanos, tanto niños como personas de la tercera edad y hasta enfermos, en condiciones precarias, pues solo tenían una pequeña ventana por donde entraba la luz.

La novena fábula va en relación con la octava, pues esta explica cómo era la situación después de 3 días de viaje en ese vagón sin agua, ni luz. Al principio todos trataban de mantener la calma, pero después de 3 días se empezaron a desesperar, pues las reservas de comida se estaban acabando. Cada vez había más enfermos, no tenían ni una sola gota de agua y no había espacio para 96 personas, los enfermos empezaron a morir pues la condiciones no eran nada favorables y no se les permitía echar el cuerpo, por lo que tuvieron que viajar con todos los cuerpos entre ellos; en un momento de ese viaje salió un policía a pedirles su primer impuesto alemán y pidió 30 relojes de pulsera, plumas, portafolios y joyas y a cambio únicamente les dio una cubeta de agua que solo alcanzaba si a cada uno le tocaba unas cuantas gotitas, y obviamente, solo se repartió entre los enfermos, pues eran los más necesitados.

Ya por último nos queda la décima fábula que es de cómo el Dr. S.M. vio la muerte de millares en el Río Danubio. Esto empieza cuando los alemanes empezaron a secuestrar a todos los niños de las escuelas a las madres, padre, trabajadores, y fueron llevados a las orillas del Río Danubio donde primero pusieron a los hombres a romper el hielo del agua y después se les obligó a desnudarse enfrente de todos y en ese extremo frío, todos formados en la orilla del río, para que segundos después fueran aventados a metrallazos al agua casi congelada. Por eso el Dr. S.M. se aterrorizaba al ver que alguien comía pescado, pues por bastante tiempo los pescados salían con partes humanas dentro de ellos o incluso con balas en su interior.

Para comprender el contexto histórico de “Los hornos de Hitler”, la autora define los siguientes conceptos: Tratamiento médico, svab, Nihil Sine Deo, Wotan, ario, juden kommando, superhombres, quinta columna, 4 tiergaten strasse y solución final.

El concepto más importante de la obra es superhombre, que para Lengyel significa que la nación alemana, debe y tiene el derecho a subsistir y que venían de una antigua tribu llamada teutones.

Otra palabra clave es 4 Tiergaten Strasse que Olga Lengyel lo define como el domicilio de la cancillería de Hitler.

La religión de Hitler es la sombra que alimento la “solución final” contra los judíos, representada por Wotan, una divinidad que se caracteriza como un Dios mitológico nórdico promotor de toda la vida universal, sedimento de sangre, autor de la guerra, protector de los héroes y dios tuerto de los germanos.

Los invitamos a leer esta obra, “Los hornos de Hitler”, y a conocer a su autora Olga Lengyel, ¿Aún crees que hicieron jabones con los cadáveres de las víctimas del holocausto? Esto fue un mito difundido por los mismos sobrevivientes y por los medios de comunicación de la época.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: