Familia García y los terroristas de Siria

Danna Cebreros

En 1798, en el país de Siria vivía una pequeña familia conformada por mamá Azul, papá Juan Pablo y sus dos pequeños mellizos Danna y Sebastián García.

Era una familia amorosa, cariñosa, protectora y sobre todo, comprensiva.

Hace unas semanas la familia tuvo un problema ya que Sebastián, el hermano de Danna: quería tener novia y su familia no lo dejaba porque era muy chico. Sebastián se enfadó tanto que no le importó lo que su familia de había dicho y conoció a una chica llamada Aida, una niña interesada que solo quería aprovecharse de Sebastián, ya que era menor que ella.

Sebastián y Aida se empezaron a conocer y a salir sin el consentimiento de los padres de Sebastián. Aida aparentaba ser una muchacha de buenos sentimientos, cuando en realidad estaba involucrada con los asesinatos de ese país.

Después de unos meses, Aida y Sebastián se hicieron novios sin que sus padres se enteraran. Sebastián no sabía que Aida era una terrorista.

Pasaron los años y Sebastián amaba tanto a su novia que decidió casarse con ella. Sus padres se dieron por vencidos pues ya no opinaron sobre la vida de Sebastián.

Danna no estaba de acuerdo porque sabía que Aida era una mala muchacha, así que hizo todo para separarlos. Aida odiaba tanto a Danna, ya que se dio cuenta de sus verdaderas intenciones y quién era en realidad.

Llegó el día de la boda, Sebastián y su prometida estaban a punto de casarse cuando Danna interrumpió la ceremonia. Danna le dijo quién era en realidad y enseñó pruebas. Sebastián le creyó a su hermana y canceló la boda y Aida se enojó y le disparó a Danna. Se llevaron a Danna al hospital y a Aida fue detenida.

Días después, Danna salió del hospital y formaron de nuevo la familia que era antes de que Sebastián conociera a Aida.

Llegó una noticia a la casa de la familia: Aida había escapado de prisión.

Pasaron muchos años y la familia había crecido pues los mellizos se casaron y tuvieron hijos.

Un día lluvioso, la familia se reunió para celebrar el aniversario de los papás de los mellizos (Azul y Juan Pablo), encendieron la televisión cuando de repente avisan que habrá un ciclón; la familia no quiso creer, pues estaban muy ocupados con el festejo de sus padres.

Pasaron los días y la familia sufrió las consecuencias, pues el ciclón llegó y la familia no se preparó.

La tormenta era tan fuerte que arrasó con niños, adultos… y la familia trató de cubrir sus cosas, pero ni Sebastián ni su esposa ni Danna y su esposo cuidaron de sus hijos y se salieron; uno de los hijos de Sebastián se estaba ahogando.

Después de largas horas se dieron cuenta que faltaba la hija de Sebastián. Empezaron a buscarla hasta que la encontraron, recibió atención médica y unos tratamientos (antibióticos) para aliviar los daños que tenía la pequeña hija de Sebastián, por suerte no pasó a mayores.

Todos (la familia) empezaron a comprar cosas nuevas, compraron una casa porque la tormenta no dejó nada. Todo lo derrumbó.

La familia aprendió la lección y pusieron más atención a las noticias y a sus hijos y  nietos sobre todo a que no importan las cosas materiales sino el bienestar de la familia y también la seguridad de los niños.

Tres años después, la familia se encontró con Aida (ya no era prófuga), aparentaba ser una chica buena, pero con todo y sus 30 años de edad seguía involucrada en los asuntos de la banda de terroristas de Siria.

Danna se encontró con ella en el centro comercial y las dos comenzaron a discutir del porque impidió la boda con Sebastián. Danna le dijo cosas que no le parecieron a Aida y le dijo:

-Me voy a vengar, me las pagarás.

En la fiesta de aniversario de Danna y su esposo llegó la banda de terroristas de Aida y le dispararon a Danna y Azul (una mamá agresiva si se meten con su familia) agarró una metralleta y le disparó a Aida y a los terroristas.

Desafortunadamente una murió y esa fue Aida. Danna siguió muy grave en el hospital, pero después de 6 meses se recuperó.

Aida murió sola, nadie quería sus cenizas por el daño que había causado. Después de todo lo que vivieron aprendieron que la familia es importante.

Después de una larga charla, la familia vivió feliz por siempre.

Pero eso no es todo, los papás de los mellizos tuvieron un nuevo bebé. Ahora sí todos vivieron felices por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: