Sin ella (poesía)

Candeline J.

Discúlpeme usted, pero llevaba aquí todo el día,

el día que ella gastaba en comprar puras medicinas.

Perdón si me preocupo, pero ella era mi esposa,

por lo que daría todo por sentir que ya no llora.

 

El mundo se consume y se hace un tormento.

La vida se hace corta, yo lo veo, yo lo siento.

Poco a poco me di cuenta que yo más me encariñaba,

hasta que capté la idea que enamorado ya estaba.

 

El tiempo con ella se me estaba acabando

y la felicidad se le estaba terminando.

Señor psiquiatra, esta mañana me acaba de despertar,

cuando me dieron la noticia que murió en el hospital.

 

Ahora no soy nada,

mas que un hombre simple y frío.

Se que ya morí por dentro

no me quedan más suspiros.

 

Le aconsejo algo de la foto que tiene ahí,

cuídela con todo, en vida y muerte, hasta el fin.

Empiece a tener con ella un lazo absolutamente fuerte,

lo veo en otra vida, en cuatro horas es mi muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: